Compartir

La manifestación forzó el cambio de lugar de detención para evitar incidentes. Encapuchado, Matías Martínez fue sacado de la comisaría local por Gendarmería.

Matías Martínez (25), el imputado por el femicidio de Úrsula Bahillo (18), fue trasladado este miércoles a la comisaría de la localidad de Conesa, a unos 75 kilómetros de Rojas. Pero la reacción de los vecinos de ese pueblo ante la presencia del detenido obligó a las fuerzas policiales a adelantar su traslado hacia un penal bonaerense para apaciguar la protesta.

Fuentes policiales confirmaron el cambio de locación a Clarín, pero evitaron dar precisiones sobre el segundo destino. El operativo para cambiar el lugar de detención se habría llevado a cabo pasadas las 20 del mismo miércoles.

Una versión indicaba que un traslado estaba previsto para el jueves a la mañana, pero el reclamo callejero adelantó los planes: el destino de ese primer plan era el penal de San Nicolás, aunque las fuentes consultadas no confirmaron si finalmente fue el lugar elegido para alojarlo

Mientras tanto, se espera que entre jueves y viernes. Martínez sea indagado por el fiscal de la causa, Sergio Terrón.

Alrededor de las 18, vecinos de Conesa comenzaron a concentrarse frente al destacamento con carteles y redoblantes, y exigieron “cárcel” para Martínez. “Todos somos Úrsula”, “Justicia para Úrsula” y “Ni una menos”, fueron las frases en la mayoría de pancartas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + siete =