Compartir

España muy preocupada por la escalada de contagios y mortalidad en Madrid. Decidieron adelantar el toque de queda a las 22 y ordena cerrar a las 21 horas comercios y hostelería.

Los grupos en hostelería se reducen de 6 a 4 personas máximo y se amplían las restricciones a 56 zonas básicas de salud y 25 localidades.

Un coche de Policía Local vigila las calles de Madrid. (EFE)

Hasta 56 zonas básicas de salud de la región y 25 localidades serán confinadas perimetralmente desde el próximo lunes, en un nuevo intento de frenar la subida de casos de Covid-19 en la Comunidad madrileña. 

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero ha explicado que desde el lunes se añadirán varias áreas a las que ya tenían restricciones, y se adelanta el toque de queda a las 22 horas y el cierre de los establecimientos de comercio y hostelería a las 21 horas.

Los responsables sanitarios además han decidido endurecer otra medida de hostelería, reduciendo el tamaño de los grupos que puedan estar juntos en el interior de los restaurantes, que bajan de los 6 actualmente permitidos a 4.

La imparable ascensión de la curva de contagios preocupa extraordinariamente a las autoridades madrileñas.

Esta tendencia se lleva observando desde hace varias semanas y no parece remitir. De hecho, en la última semana los casos han crecido un 15 por ciento.

El viernes pasado, ya se endurecieron las medidas, cuando se adelantó el toque de queda a las 23 horas y se decretó que todos los locales de hostelería cerrarán a las 22.00 horas.

Medidas ambas que se mantendrán de momento, hasta el 31 de enero, para ver si contribuyen a frenar los contagios.

Además, desde el lunes pasado están cerradas 47 zonas básicas de salud y 19 municipios, a las que esta tarde se van a unir algunas otras, según informarán en rueda de prensa las autoridades sanitarias.

La presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, apuntó el jueves durante el pleno en la Asamblea de Madrid la posibilidad de ampliar las limitaciones de aforo en hostelería.

Concretamente, habló de conjugar las restricciones dentro y fuera de los locales, dado que en el interior había más riesgo de contagios mientras que en las terrazas éste era menor, anticipando con ello un posible endurecimiento de las medidas dentro de los establecimientos paralelas a una ampliación de los aforos permitidos en el exterior.

La consejería de Sanidad insiste a la Delegación de Gobierno en la necesidad de que haya presencia policial para controlar el cumplimiento de estas medidas.

Además, han cambiado los criterios para aplicar restricciones en zonas básicas de salud (ZBS) y ahora el umbral no está ya en los 400 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días -una cifra que a día de hoy superan absolutamente todas las áreas en la capital y el 90 por ciento de las de la región-, sino que marca como nuevo límite la incidencia media de la región, que en el último informe epidemiológico superaba los 809 casos, el doble del registrado el 31 de diciembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − cuatro =