Compartir
Guillermo F. Apdepnur

Un claro ejemplo de esfuerzo y dedicación.

Sin peros ni vueltas cuatro amigos se animaron…., y abrieron su propia pizzería

Cansados ​​de depender de terceros para trabajar, montaron su propio negocio. Familiares y amigos ayudaron a los emprendedores en el proceso de armado, jurídico y edilicio. Un tema en común, “todos tenían la pasión por la pizza“. Decidieron, entonces, crear una empresa que ofreciera el servicio de pizzería para pequeños eventos.

Cuatro amigos tomaron la decisión de emprender un local gastronómico. El negocio se llama Los perejiles y se especializan en hacer eventos.

Hay una realidad común para los jóvenes con síndrome de Down a nivel mundial: las dificultades para entrar en el mercado de trabajo. En Argentina, la situación de las personas en esta condición no es diferente: la falta de oportunidades para este grupo de personas es grande. Es por eso que cuatro amigos decidieron cambiar el orden y crear su propio trabajo.

Son los fundadores de Los Perejiles; una pizzeria se especializa en fiestas y eventos. El negocio fue fundado en 2016 por Mateo Kawaguchi y tres colegas, Leandro Lopez, Mauricio y Franco. Todos habían sufrido con malas experiencias en el mercado de trabajo. En resumen, no podían tener buenos puestos de trabajo simplemente porque tienen síndrome de Down.

Y la idea se dio muy bien. En un año, realizaron más de 200 eventos, llevando pizzas y comidas italianas tradicionales como las bruschettas para fiestas, bodas y eventos privados. Uno de los motivos para el negocio de despegar fue una foto publicada en uno de los primeros eventos realizados por Los Perejiles.

El buffet de la empresa hoy tiene capacidad para atender hasta 600 personas en un único evento. “Somos más de 20 jóvenes con las ganas diaria de superarnos”, dice la empresa en su página web oficial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *