Compartir

El decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata, Abog. Miguel O. Berri, presidiò el “Acto Homenaje al Ex Presidente de la Nación Dr. Raúl Alfonsín¨, al conmemorarse 10 años de su fallecimiento.

El mismo se realizo en el Salón de los Espejos de la Facultad (2 piso del Edificio de La Reforma, calle 48 N 582 entre 6 y 7) y contó con las palabras del Ex-canciller Lic. Jorge Taiana y el Dr. Ricardo Alfonsín.

En esta oportunidad el Dr. Ricardo Alfonsin, pronuncio un discurso, sobre la deuda que tiene la “Dirigencia Política”, en nuestro País, remarcando que :

Un país con 35% de pobres, un país con casi el 40% de trabajo en negro, un país con educación deficitaria cómo tiene la Argentina, un país en el que la mitad de los jóvenes no tienen ni trabajo ni estudian, un país con una economía primaria y con escaso desarrollo científico y social, un País con los niveles de insatisfacción de derechos fundamentales que tiene como el nuestro,” Es un país que no a alcanzado el desarrollo “,

PARTE DE SU DISCURSO:

Voy a Hacer una reflexión breve acerca de la deuda a la que aludió doctor Taiana, qué tiene No la democracia, La democracia no gobierna, la democracia no abre la economía, la democracia nos privatizan ni estadizar, la democracia no sanciona leyes tributarias, en el fondo es la dirigencia política, la política la dirigencia en general diría por supuesto principalmente la política, que está en deuda con las ilusiones que nos hacíamos en Aquellos tiempos, Por supuesto que el principal objetivo era recuperar el derecho del pueblo a elegir a sus gobernantes, y las libertades que el ejercicio de ese derecho suponen, el principal objetivo era recuperar la democracia política, la democracia electoral la democracia formal si ustedes quieren, el otro día decíamos en un homenaje recordamos la palabra que Raúl alfonsín pronunciar ante un conjunto de intelectuales europeos que relativizan lo que llamaban la democracia formal,
Alfonsin les respondió, hay un libro por ahí donde está escrito esto , que el que relativiza la diferencia entre la democracia formal y la dictadura relativiza la diferencia que existe entre la vida y la muerte, de modo que recuperar el derecho a elegir a los gobernantes, recuperar la democracia política, la democracia formal, era importante en sí mismo y representa un progreso en términos de respeto a la dignidad del hombre, no sólo porque se lo permitía participar en la organización de la sociedad a través de sus representantes, sino porque la libertad es que supone la democracia formal, así empecé terminara con las torturas, con la muerte, con los encarcelamientos, con las desapariciones, era evidentemente un progreso extraordinario en términos de dignidad humana. Pero también es cierto esa democracia política y esa democracia electoral tenía un costado una dimensión instrumental, si ustedes quieren no me gusta utilizar esta palabra, que quiero decir nosotros pensábamos que recuperado para el pueblo y derecho elegir podríamos avanzar también hacia la satisfacción de derechos económicos y sociales fundamentales, pensábamos que recuperado el derecho del pueblo a elegir a sus gobernantes, podríamos avanzar hacia lo que acaba de aludir Jorge, de la Democracia política a la democracia Social, es esa democracia y con la que se come, con la que se cura, con la que se educa. Alfonsín decía algunos tomaban en broma este mandato orientador digamos, tomaban en broma Alfonsin decía que si en un país hay gente que no come no se puede educar o no se puede curar es un país una democracia renga, incompleta eso no se resuelve renunciando a la democracia formal se resuelve profundizando la democracia, de manera que yo diría que esa es la deuda que tenemos, la deuda con la democracia social entendida en este sentido si ustedes quieren es la deuda con el desarrollo, no es lo mismo que el crecimiento, puede haber crecimiento sin desarrollo, es difícil que haya desarrollo sin crecimiento pero si puede haber crecimiento sin desarrollo, hay muchos ejemplos en el mundo países que han crecido no han mejorado el nivel de vida o el bienestar general de sus habitantes y ciudadanos, ese desafío reducir esa distancia que existe entre la actual situación y la condición de país desarrollado. Yo sé que puede haber una discusión en este sentido porque hay una discusión técnica económica cerca de Qué es el desarrollo, pero le pregunta Usted es un país con 35% de pobres, un país con casi el 40% de trabajo en negro, un país con educación deficitaria cómo tiene la Argentina, un país en el que la mitad de los chicos que los jóvenes no tienen ni trabajo ni estudian, un país con una economía primaria y con escaso desarrollo científico y social, un País con los niveles de insatisfacción de derechos fundamentales que tiene como el nuestro, no es un país que no alcanzado el desarrollo, ese es el desafío. Ahora muy bien y aquí una idea de Alfonsin y muchos otros políticos que para mi gusto debería revindicarse mas, por supuesto Alfonsin era absolutamente consciente como cualquier político que la política que la convivencia Social es conflicto, qué para organizar la convivencia hay que tratar de resolver los conflictos que supone la convivencia, que la política es disenso, pero Alfonsin también decía que la política es consenso, no todo requiere del consenso naturalmente, ahora lo que decía Alfonsin es que hay problemas que por su complejidad, por las dificultades que existen para resolverlos y por el sufrimiento y por el sufrimiento que causa requiere del esfuerzo conjunto, requieren del consenso entendido como el acuerdo al que se arriba a partir de concesiones recíprocas, a partir del hecho de que los que se comprometen en el diálogo y en la deliberación acerca de Cómo resolver esos problemas, se den un poco. Claro que a todos Nos gustaría ser en todas las ocasiones y con relación a todos los temas todo lo que queríamos hacer y que se pudieran aplicar el 100% de nuestras políticas, hacer exactamente lo que creemos que hay que hacer, porque creemos que tenemos la mejor respuesta porque creemos que somos los mejores pirados, porque tenemos los mejores hombres para incrementarlas, pero hay un problema, que la política no es sólo cuestión de buenas intenciones buenas ideas y buenos programas, la políticas es poder también, para ser más claro la política es correlación de fuerzas, relaciones de poder, yo lamentó que no se haya teorizado lo suficiente o analizado suficiente, la teoría política y qué concepto tan importante política el de la correlación de fuerzas, miren recién Jorge hablaba de la diferencia que existía entre la propuesta de la unión cívica radical y la del justicialismo en la década del 80 con relación a la ley de auto-amnistía, por supuesto nosotros proponíamos la derogación la ley de amnistía, el justicialismo no, pero no fue, sinceramente lo digo, no era una renuncia o una claudicación, esa posición tenía que ver con el hecho y muchos el partido sería lo mismo en que creían que no estaba dada la correlación de fuerzas como para avanzar en el juicio a los militares, porque pensaban que si lo hacíamos podían volver las interrupciones institucionales, y vuelta otra vez con la violación de los derechos humanos. El Partido militar, no tenía diputados para hacer más gráficos, ni tenía gobernadores, no tenía concejales ni intendentes, pero tenia poder, no es el del Estado, el del parlamento, el de los gobiernos, el único poder que existe en la sociedad, yo puedo tener las mejores intenciones como decía las mejores ideas,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *