Compartir

Murió Tabaré Vázquez, el líder que rompió la hegemonía bipartidista y llevó a la izquierda al poder en Uruguay.

MONTEVIDEO.- A los 80 años murió Tabaré Ramón Vázquez Rosas,el primer político del izquierdista Frente Amplio (FA) en emerger de las urnas para gobernar Montevideo (1989) y el primer presidente socialista del Uruguay, tras la histórica victoria de 2004. Falleció durante la madrugada, como consecuencia de un cáncer de pulmón que padecía desde mediados de 2019.

Su hijo Álvaro, médico oncólogo igual que el exmandatario, fue quien anunció en redes sociales la noticia: «Hoy, a la hora 3, mientras descansaba en su hogar, acompañado de algunos familiares y amigos, por causa de su enfermedad, falleció Tabaré. En nombre de la familia, queremos agradecer a todos los uruguayos el cariño recibido por él a lo largo de tantos años».

Asimismo la familia informó que no habrá velatorio público debido a los protocolos sanitarios por la pandemia de coronavirus y que el sepelio se hará hoy. El cortejo fúnebre partirá a las 13 horas desde la Explanada de la Intendencia Municipal de Montevideo hacia el Cementerio de La Teja.

En un comunicado que se dio a conocer también en redes sociales, sus hijos pidieron a los ciudadanos que sigan las noticias desde sus casas y, en caso de querer despedirlo en vivo, solicitaron que lo hagan desde las veredas, respetando la distancia social y las medidas sanitarias para evitar contagios, en un momento en que Uruguay registra un alza en la curva de infectados.

Biografía

Vázquez era hijo de un obrero de empresa pública y de una ama de casa, descendiente de gallegos y con nombre charrúa, criado en un barrio popular por excelencia, La Teja.

Como médico, fue ejemplo de la educación pública. También fue presidente del club de fútbol de barrio Progreso, y fundador de institución social y deportiva solidaria, el «Arbolito». Le gustaban el mate amargo, tocar el redoblante de murga y el tamboril de comparsas de candombe.

Fue elegido intendente (jefe de Gobierno) de Montevideo (1990-1995) y presidente en dos períodos, 2005-2010 y 2015-2020.

Y logró un reconocimiento que no es fácil encontrar en la historia de este país: entre el otoño de 1990 y los primeros meses de este año, fue el líder de mayor simpatía popular: en el ranking estuvo mayoritariamente en primer lugar o segundo cuando lo superó José «Pepe» Mujica.

Socialista, más de sentimiento que de ideología pura, masón de la Gran Logia uruguaya, casado por más de medio siglo con una católica practicante, padre de cuatro hijos y con varios nietos, Vázquez fue uno de los principales oncólogos del país, combatió el tabaquismo con firmeza y, por esas cosas de la vida, murió de un cáncer que le surgió en pulmones, justo en plena campaña electoral de 2019.

Cuarto hijo de un obrero de la empresa estatal de petróleo (Ancap), fue un típico ejemplo de la movilidad social que tuvo Uruguay.

Nació el 17 de enero de 1940 en el barrio La Teja, puerta de entrada al Cerro de Montevideo. Sus padres le pusieron el nombre del indio oriental que se enamora de la mujer blanca en medio de la guerra entre castellanos y charrúas, del poema épico de Juan Zorrilla de San Martín. Tras jugar a la pelota en la calle con pantalón zurcido, creció y se convirtió en el orgullo de su familia y de su barrio por aquello de «M´hijo, el dotor» (título de un drama teatral de Florencio Sánchez), gracias a su posgrado en oncología y una clínica propia exitosa.

No fue un político clásico y eso le dio cierta ventaja en la conexión con el pueblo, porque llegó a la visibilidad partidaria con 50 años y una condición profesional que le había dado un blindaje especial: estaba acostumbrado a tratar con desahuciados que precisaban aferrarse a una esperanza y a familiares desesperados que confiaban en el médico como si tuviera un don de milagros.

Aunque se afilió al Partido Socialista a principios de los años 80, en plena dictadura, la irrupción de Tabaré en la política se dio en 1989 cuando el Frente Amplio había sufrido una ruptura con los sectores socialdemócratas y demócrata cristianos. Un par de años antes, había asumido como tesorero de la Comisión Pro-Referéndum que procuraba derogar la «Ley de Caducidad (de la pretensión punitiva del Estado)» sobre hechos de la dictadura, una especia de amnistía a militares.

Vázquez asumió la candidatura a la intendencia de Montevideo cuando en el Frente Amplio se daba por hecho la derrota, pero él creía en la victoria y ganó. Así un socialista llegaba al poder a la capital uruguaya, justo cuando se caía el Muro de Berlín.

Para él, aquel desmoronamiento del mundo socialista no era el fracaso de esa ideología sino la oportunidad de un reacomodamiento: «El capitalismo, como una vieja forma de explotación de quien tiene más hacia quien tiene menos (.) es realmente la forma de concepción de vida que tiende a desaparecer. Esto lleva a que el jaqueado no sea el socialismo sino el capitalismo», respondió al ser preguntado sobre lo que parecía una cuestión de contradicciones entre lo que ocurría en Uruguay y la URSS o la Europa del Este.

Carrera

A los 24 años contrajo matrimonio con María Auxiliadora Delgado, con quien tuvo tres hijos varones y otro más adoptivo. Se graduó como médico en la Universidad de la República en 1969 e hizo una especialización en Oncología y Radioterapia. En 1976 obtuvo una beca del gobierno francés que le permitió especializarse en el Instituto Gustave Roussy de París.

En 1978 fue electo vicepresidente del Club Progreso y de 1979 a 1989 fue presidente de la institución: ese último año el club logró por primera y única vez el Campeonato Uruguayo de fútbol profesional. También fue presidente de la Liga Universitaria de Deportes y la Confederación Sudamericana Universitaria. Y por aquellos años 80 su nombre estuvo a consideración para presidir la Asociación Uruguaya de Fútbol, pero fue dejado de lado por considerar que como hombre de izquierda tendría una plataforma electoral muy generosa.

En 1985 pasó a ocupar el cargo de profesor director del área de Radioterapia del Departamento de Oncología de la Facultad de Medicina. Trabajó como médico especialista en la institución médica Asociación Española. Instaló una clínica privada con otros socios.

Entre Mujica y Vázquez – América 2.1

En la política, se afilió al Partido Socialista durante la dictadura, mientras su hermano Jorge Vázquez estaba preso por integrar el grupo guerrillero OPR-33 (lo que lo llevó a la cárcel durante varios años). En 1987, como delegado del PS, fue responsable de finanzas de la Comisión del Voto Verde que impulsó el referéndum contra la ley de caducidad (amnistía a militares)

En el 39º Congreso del PS (diciembre de 1987) pasó a integrar el comité central. Un año después su partido dispuso que fuera el tercer candidato al Senado, pero tuvo que renunciar para ser candidato a intendente de Montevideo por todo el Frente Amplio. En noviembre de 1989 logró una gran victoria.Tabaré Vázquez: desde Mauricio Macri hasta Cristina Kirchner, despedidas con elogios al ex presidente de Uruguay

Buscó la presidencia en 1994 y 1999 sin suerte, pero mostró que llevaba al Frente Amplio en camino ascendente. En 1994 rompió el bipartidismo y las elecciones mostraron tres tercios perfectos y en 1999 el Frente fue el más votado, pero perdió el ballotage ante Jorge Batlle que fue votado por su partido, el Colorado, y por los socios del Partido Nacional.

En 2004, con la construcción de alianzas más amplias (Encuentro Progresista-Nueva Mayoría-FA), Vázquez logró el triunfo nacional en primera vuelta y con mayoría propia para ambas cámaras, Senado y Diputados.

Le tocó asumir tras la crisis de 2002 y en medio del rebote de fuerte crecimiento que se prolongó por más de una década. Cumplió su promesa del Plan de Emergencia: creó el Ministerio de Desarrollo Social, impulsó el Plan Ceibal de una computadora para cada niño en escuela primaria y promovió las operaciones gratis de cataratas con médicos traídos de Cuba.

En sus años de gestión dio batalla por la instalación de fábricas finlandesas de pasta de celulosa y eso lo llevó a un enfrentamiento costoso con la Argentina de Néstor y Cristina Kirchner. Libró un combate brutal contra la venta de cigarros y el consumo de tabaco y chocó con su partido cuando vetó la ley que despenalizaba el aborto.

El enfrentamiento político con Mujica le generó dolores de cabeza y no pudo imponer a su ministro de Economía, Danilo Astori, como continuador de gestión. Luego del gobierno de Mujica, aceptó volver a postularse. En esa campaña de 2019 murió su esposa, María Auxiliadora, y le detectaron el cáncer. Pero siguió adelante.

Al ganar la segunda elección, se preocupó por dejar en claro la herencia de déficit fiscal y deuda en alza de «Pepe» y eso lo enemistó con una mitad de la izquierda. Su segundo período fue más cuestionado, tuvo problemas de empleo y de seguridad pública, aunque mejoró su aprobación sobre el final.

El 10 de diciembre de 2019, Vázquez envió a Buenos Aires al presidente electo, Luis Lacalle Pou, en representación de Uruguay para la asunción de Alberto Fernández. El 28 de febrero de 2020, habló en un acto de despedida, agradeció a la gente, reconoció a los otros líderes de la izquierda y enumeró los logros de gestión: «Los números son importantes, pero no son el fin, son para llevar adelante políticas públicas que atiendan las necesidades de la mayoría de los uruguayos». El 1 de marzo entregó la banda y volvió a la militancia de base en el Frente Amplio, pero esta vez a través de videollamadas.

Su última reunión política fue el 10 de noviembre, con Mujica y su esposa, la senadora Lucía Topolansky.

Fuente de consulta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − cinco =