Compartir

El equipo olímpico femenino siente un trato desigual de la dirigencia con respecto a los hombres.

Sobre todo por hechos ocurridos en la última Olimpíada. La palabra de las jugadoras y del presidente de la Federación.

El agua estaba hirviendo en la olla desde hace tiempo, pero ellas preferían concentrarse en entrenarse, mejorar y competir sobre los tableros. Al fin de cuentas, el ajedrez es parte indeleble de sus vidas. Prefirieron preparar aperturas y juntar fondos para giras en el exterior antes que destapar la olla que no dejaba de hervir. Pero la tapa voló por el aire de tanta presión y ahora dijeron basta.

Y así fue como el equipo femenino argentino que participó en la Olimpíada de Batumi 2018, integrado por las cinco mejores maestras del país, denunció “cierto trato discriminatorio por parte de la dirigencia de la Federación Argentina de Ajedrez (FADA)” con relación a cómo se trata a los varones..

Carolina Luján, Claudia Amura, María Florencia Fernández, Ayelén Martínez y Marisa Zuriel se unieron como nunca bajo el nombre de Damas Olímpicas. Y ellas, las Leonas del ajedrez,argumentaron su denuncia de sentirse discriminadas en base a 5 puntos: que no fueron consultadas sobre quién sería su entrenador en la Olimpíada; que la Federación no les dio viáticos como a los varones; que la remera oficial que les otorgaron para jugar en Georgia tenía dos sponsors, mientras que la de los hombres tenía seis; que como en la Olimpíada decidieron no usar esa remera en algunas rondas, porque nadie se los había prohibido, el capitán del equipo (Eduardo Moccero) recibió “mensajes de contenido agresivo”; y que no las invitaron a un almuerzo organizado por FADA para entregarles la indumentaria oficial que la Secretaría de Deportes de la Nación otorga a los becados.

“Nos duele y nos hace mal seguir viviendo estas situaciones del siglo pasado. Estamos transitando tiempos de cambio, de crecimiento, de nuevas construcciones. ¡Las jugadoras decimos basta! ¡No nos callamos más! La fuerza que hoy tenemos surge de la unión, de saber que no estamos solas y de un profundo deseo de salir adelante, de mejorar y de que las chicas que vienen no tengan que pasar por esto”, fueron sus palabras finales en un comunicado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *