Compartir

La mayoría de los locales han tenido que convocar a personal de refuerzo. Desde la Uthgra local valoran el cumplimiento de protocolos y aseguran que es por un “relajamiento general” de la gente.

El promedio de casi un millar de casos positivos por Covid-19 que tiene Mar del Plata en los últimos días–que va en línea con lo que sucede en el resto del país– generó un gran número de personas aisladas por casos positivos y contacto estrecho en diversas actividades económicas y ya la gastronomía y la hotelería están sufriendo los primeros coletazos de la tercera ola en el arranque de la temporada 2022.

“Empezamos el año con bastante trabajo pero también con muchos contagiados, es tremendo. Hay muchos establecimientos con trabajadores aislados, por ser positivos o contacto estrecho y afecta por que ya de por sí, tenían falta de personal previo a esta situación”, describió Pablo Santín, secretario general de la Uthgra Mar del Plata.

El titular de la Uthgra Mar del Plata Pablo Santín se mostró preocupado por los contagios en la actividad. Foto:0223

El titular de la Uthgra Mar del Plata Pablo Santín se mostró preocupado por los contagios en la actividad.

El dirigente gremial explicó que debido a la situación sanitaria, “gran parte de la gastronomía y la hotelería han tenido que pedir personal de refuerzo”, aunque destacó que “ninguno” ha  tenido que cerrar temporalmente sus puertas.

En ese marco, Santín remarcó el “gran cumplimiento de los protocolos” en los cafés, restaurantes y hoteles de “La Feliz” y responsabilizó a esta situación de gran cantidad de contagios a una cuestión de “relajamiento” de la gente.

“Estuvimos haciendo este fin de semana una recorrida por los establecimientos y vemos que se manejan con responsabilidad. No sería justo caerle a la gastronomía y hotelería por esto, sino que el nivel de contagios, en general, es porque la gente se relajó. Se ve mucha gente sin barbijos, sin usar alcohol en gel o sin distanciamiento. Hay que volver a las medidas de cuidado e insistirle con la vacunación, porque las estadísticas dicen que el Covid está pegando más fuerte a los no vacunados”, razonó el dirigente.