24 junio 2024
Comparte en tus redes
Guillermo F. Apdepnur

Las listas de las PASO revelan una interna sin favorito evidente entre Bullrich y Larreta.

Comienza la batalla entre Bullrich y Larreta por el dominio de la oposición

Las listas para las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) han revelado un panorama que muestra el despliegue territorial y los apoyos de cada candidato en la coalición Juntos por el Cambio.

Desde las grandes ciudades hasta los pueblos más remotos, el liderazgo de esta coalición se define en una interna que se multiplica hasta el infinito.

Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta han estado inmersos durante semanas en una de las operaciones electorales más complejas de las últimas décadas, con el objetivo de armar listas separadas de diputados, senadores, gobernadores, intendentes, concejales e incluso representantes ante el Parlasur, cuyas postulaciones resultan un enigma.

El resultado es una montaña de papeles que carecen de un orden lógico aparente, pero que invitan a una primera lectura más objetiva que las encuestas filtradas por ambos bandos.

En el comienzo de las PASO de la oposición, no existe un vector ideológico claro que divida a quienes acompañan el sueño presidencial de Bullrich de aquellos que se inclinan por Larreta.

Se presentan «halcones» y «palomas» en ambos lados del espectro político. Además, la fidelidad partidaria no resulta suficiente para comprender la situación en su totalidad, ya que la Unión Cívica Radical (UCR) y el PRO se han dividido, mientras que los espacios minoritarios se inclinaron por aquellos que les ofrecieron los mejores lugares en las listas.

Los referentes políticos con poder han presionado a los demás para que tomen partido y definan de qué lado están. Hubieran preferido una «guerra arriba, paz abajo» como fórmula de resolución.

Sin embargo, Larreta y Bullrich, con una actitud beligerante, han roto los puentes que algunos mediadores intentaron tender para encapsular el enfrentamiento únicamente en la cuestión presidencial.

Así se llegó al cierre del pasado sábado 24 de junio. Las listas de unidad se pueden contar con los dedos de una mano. Una incógnita susurra en voz baja en los dos bandos: ¿serán capaces de unir a sus respectivos ejércitos una vez finalizado el escrutinio, tras 50 días de intensa batalla?

Bullrich (La Fuerza del Cambio) y Larreta (El Cambio de Nuestras Vidas) han tenido roces en varias de las elecciones provinciales anticipadas.

Sin embargo, ninguno se compara con el conflicto en Córdoba, que surgió a raíz del intento fallido del jefe de gobierno porteño de integrar a Juan Schiaretti a Juntos por el Cambio. Esta tensión se ha trasladado casi naturalmente al cierre de las listas legislativas nacionales.

Córdoba fue una de las provincias donde fracasó el último intento de unificar las listas. El dirigente radical Mario Negri fue víctima de la intransigencia. Aunque Larreta y Bullrich le ofrecían el primer lugar, él solo aceptaba si se lograba una verdadera unidad (incluso proponía ocupar el tercer puesto).

Como resultado, habrá dos listas y Negri, una destacada voz parlamentaria en lo que va del siglo, se quedará fuera del próximo Congreso.

En esta provincia, que ha mostrado una tendencia marcadamente macrista en las últimas elecciones nacionales, Bullrich espera marcar una diferencia significativa para inclinar la balanza a nivel nacional.

Buenos Aires, Capital, Santa Fe, Tucumán, Salta, y la lista continúa. En 19 de los 24 distritos del país, habrá boletas divididas de Juntos por el Cambio para las elecciones de diputados y/o senadores.

Existen cinco excepciones que obedecen a una lógica de poder. En Mendoza, el radical Alfredo Cornejo, ganador de las PASO provinciales y favorito para ganar la gobernación, impuso su criterio.

Aunque se le atribuyó una inclinación hacia Bullrich, él enfatizó su neutralidad para evitar cualquier daño colateral en las internas nacionales.

En Corrientes, el gobernador radical Gustavo Valdés se negó a tomar partido, ya que su hegemonía le permite mantenerse al margen de esta disputa interna. Valdés armó una lista con personas leales a su gestión y se las ofreció tanto a Larreta como a Bullrich.

Los otros tres casos en los que habrá una lista única responden a la necesidad pragmática de evitar complicaciones en posibles triunfos en provincias gobernadas por el peronismo.

Bullrich y Larreta han dejado en paz a Rogelio Frigerio (Entre Ríos), Ignacio Torres (Chubut) y, a partir del impensado triunfo en las PASO, a Leandro Zdero (Chaco).

FUENTE : La Nacion

#BatallaPolíticaSinPrecedentes #LiderazgoOposición #InternadeJuntosPorElCambio #DespliegueTerritorial #Elecciones2023