12 julio 2024
Comparte en tus redes

La concejal Mónica Correa, integrante de la Comisión de Seguridad, destacó la importancia de impulsar la instalación de una cámara Gesell en el partido de La Costa durante la jornada de trabajo. Esta iniciativa, que ya obtuvo aprobación en la comisión anterior, busca brindar un recurso fundamental para garantizar el acceso a la justicia de los menores involucrados en situaciones delicadas.

La cámara Gesell es una herramienta de carácter judicial que se utiliza para tomar declaraciones a los niños y niñas que han sido víctimas de delitos o situaciones traumáticas. Su implementación en el partido de La Costa resulta fundamental, ya que actualmente la cámara más cercana se encuentra en Villa Gesell. Esto implica que los menores y sus familias deben desplazarse y atravesar largos trayectos para poder acceder a este recurso esencial en el proceso judicial.

La concejal Correa resaltó la necesidad de facilitar el acceso a la cámara Gesell a los menores del partido de La Costa, considerando la difícil situación emocional que ya atraviesan.

La presencia de una cámara Gesell en el partido permitiría minimizar el impacto traumático de la exposición en un entorno judicial y brindaría un espacio adecuado para que los menores puedan declarar sin sentirse revictimizados.

En este sentido, Correa enfatizó la importancia de proteger y respaldar a las víctimas, especialmente a los niños y niñas que se enfrentan a procesos judiciales tras haber vivido situaciones penosas.

La instalación de una cámara Gesell en el partido de La Costa constituiría un gran avance en la protección de los derechos de los menores y en la búsqueda de la justicia.

La concejal concluyó instando a las autoridades y a la comunidad en general a tomar medidas concretas en la implementación de la cámara Gesell y a posicionar al partido de La Costa como un referente en la protección de las víctimas. Es necesario priorizar el bienestar de los menores y garantizarles un acceso seguro y respetuoso al sistema de justicia, evitando así revictimizaciones innecesarias.

Además, se trató otro expediente que solicita la visita de Fernando Albano, encargado del centro de monitoreo, a la comisión de seguridad.

El objetivo es conocer cómo funcionan los diferentes centros de monitoreo distribuidos en el partido de La Costa. Se busca entender la función de cada uno y su organización territorial, así como la existencia de comunicación entre ellos. Actualmente, existen ciertas incertidumbres respecto a su operatividad, por lo que se espera contar con la presencia de Albano en la próxima reunión de la comisión.

Por otro lado, los vecinos de Toninas han solicitado la restitución de una casa que fue donada para la creación de un destacamento policial, aunque en realidad se trataría de una garita de control. Personalmente, se ha estado trabajando en esta cuestión para resolver la situación, que ha sido confusa debido a la disputa por la propiedad.

Se espera encontrar una solución pronta y satisfactoria para todas las partes involucradas. Finalmente, se abordó un proyecto que plantea la prohibición de contratar personal policial exonerado para trabajar en el municipio de La Costa. Ante esta propuesta, se ha realizado un análisis cauteloso, considerando que las exoneraciones pueden tener diversas causas y que los exonerados pueden solicitar rehabilitación.

Como medida previa a tomar una decisión, se ha enviado una solicitud de información al municipio para conocer las condiciones de contratación en estos casos particulares.

Es importante resaltar el expediente relacionado con la creación de una cámara Gesell en el partido de La Costa.

En la mesa de diálogo con los colegas, se abordó este tema con una postura centrada en proteger a las víctimas.

Es fundamental considerar la situación de los niños y niñas que requieren enfrentar un proceso judicial tras haber sufrido situaciones traumáticas. Desplazarse y esperar en los juzgados puede revictimizarlos aún más.

Por tanto, es necesario que el partido de La Costa tome medidas concretas en este sentido y comience a posicionarse como referente en la protección de las víctimas.

Cámara Gesell: qué es, para qué sirve y por qué se llama así

Un niño debería ingresar a una habitación común para maniobrar juguetes, leer historias, colorear dibujos o charlar con sus padres. Sin embargo, cada vez son más los menores que ingresan a la cámara Gesell, un cuarto acondicionado para narrar —o al menos intentarlo— una experiencia de abuso sexual.

Esta habitación tiene un nombre. Y no está vinculado a ningún niño o niña que alguna vez desfiló por ese cuarto. Tampoco a algún psicólogo que haya conseguido que un menor cuente, en detalle, la forma en que fue ultrajado. Pero sí lleva el nombre de un personaje que dedicó la mayor parte de su vida a investigar el comportamiento infantil.

¿Qué es la cámara Gesell?

La cámara Gesell, como se le conoce, es el resultado de un largo periodo de trabajo del psicólogo, pediatra y filósofo estadounidense Arnold Gesell, quien utilizó cámaras fotográficas y de video como espejos unidireccionales para poder observar con detalle cómo se desenvuelven los niños.

El cuarto está dividido en dos partes. Y solo los separa una pared de vidrio espejada. El primer ambiente está destinado a la entrevista del menor con el psicólogo. En el segundo espacio se hacen presentes el juez a cargo del caso, el fiscal, los abogados de ambas partes y los familiares del niño. Estos últimos solo pueden observar.

El primer ambiente de la habitación está acondicionado con una mesa, dos sillas, algunos lápices y hojas. La intención es que el niño encuentre un ambiente cómodo para que pueda contar su historia. Mientras que la segunda parte del cuarto contiene cámaras de vigilancia, una pantalla y algunas carpetas para las autoridades presentes.

¿Cómo funciona la cámara Gesell?

Si bien este método fue creado por Gesell para investigar el comportamiento en menores, no tardó en convertirse, también, en una herramienta jurídica para conocer detalles, acciones, omisiones y pormenores de casos vinculados a abusos sexuales contra niños y adolescentes.

El material que puede obtenerse utilizando la cámara Gesell es, desde el punto de vista psicológico, la evocación de un trauma que cualquier persona querría evitar por su propia salud mental. Desde el punto de vista jurídico, sin embargo, la información puede ser determinante para resolver un caso judicial.

La probada relevancia de este método —en el ámbito jurídico— generó, evidentemente, la creación de un protocolo de uso. Este consiste en que el menor ingrese a la habitación acompañado solo por un psicólogo, quien tendrá la titánica tarea de hacer que el niño cuente su caso y logre identificar a su agresor.

Los otros actores, como el fiscal a cargo del caso, el miembro de la Policía que tomó la denuncia o los familiares del niño, permanecen como fantasmas en la misma habitación. No pueden participar de la sesión, pero sí comunicarse con el psicólogo para solicitar que agregue alguna pregunta que consideren relevante para la investigación.

¿Para qué sirve?

La cámara Gesell crea el ambiente ideal para que el menor intente exponer su caso ante el psicólogo a cargo. De esta forma, sirve para fijar los hechos según lo vivido por el menor y, claro, para evitar la denominada revictimización. Es decir, el niño ya no tiene la necesidad de narrar una y otra vez los detalles de su abuso a lo largo de un proceso judicial.