20 mayo 2024
Comparte en tus redes
Guillermo F. Apdepnur

Guardia anunció la eliminación de la Jefatura de Gabinete y la supresión de varias Subsecretarías, movimientos que generan inquietud sobre la capacidad de la administración para abordar las crecientes necesidades de la comunidad.

Más preocupante aún es la falta de designación oficial de su gabinete, dando la impresión de que el municipio se maneja como un club de amigos sin cargos oficiales.

Bajo una sombría perspectiva, el flamante intendente de General Lavalle, Nahuel Guardia, revela un futuro incierto para el municipio. En sus primeras declaraciones, destaca un enfoque austero que, lamentablemente, parece más una estrategia desesperada que una solución concreta. especialmente cuando se gestiona el municipio de manera informal y sin estructuras claras de liderazgo.

Gral.Lavalle sin áreas de gobierno definidas»Nahuel Guardia no presento a su gabinete oficialmente.

En este curioso escenario, Nicolas Toucedo y Natalia Loureiro han sido presentados como superministros, sin tener claras responsabilidades definidas. La gestión del municipio se ve envuelta en la incertidumbre, ya que la falta de designaciones formales plantea dudas sobre la profesionalidad y capacidad de quienes ostentan estas supuestas posiciones clave.

La promesa de convertir el Puerto Municipal en un enclave turístico, comercial e inmobiliario parece más una fantasía lejana que una realidad plausible, si tomas en cuenta que no se levantó la emergencia económica y que las medidas del gobierno Nacional son atacar el gasto público y radicar los gastos que no sean esenciales para la sociedad.

Mientras Guardia busca respaldo para sus propuestas, la ausencia de designaciones oficiales en su equipo de trabajo refleja una falta de seriedad en la planificación y ejecución de su visión para el municipio.

La esperanza de un cambio positivo se ve opacada por la percepción de que el municipio se mantiene a flote únicamente gracias a la responsabilidad y seriedad de los directores de las áreas municipales y el personal fijo de carrera, quienes sostienen la estructura ante la falta de liderazgo claro.

En resumen, el panorama para General Lavalle se torna aún más desafiante con la incertidumbre sobre la formalidad y competencia de quienes ocupan roles clave en la administración.

La responsabilidad recae en aquellos que mantienen la maquinaria en marcha, mientras la falta de transparencia y profesionalismo en la designación de cargos oficiales arroja sombras sobre el futuro del municipio.