Compartir

EL COMITÉ DE ACREEDORES DE LA DEUDA INTERNA EXPRESO EN UN COMUNICADO SU POSICIÓN SOBRE LA DEUDA INTERNA.

El Comité es un espacio amplio de articulación entre personalidades y organizaciones sociales, políticas, gremiales, universitarias, académicas, de derechos humanos, eclesiales, sanitarias, periodísticas, feministas, de pueblos originarios, culturales, entre otras, destinado a coordinar acciones públicas, institucionales y judiciales tendientes a buscar conocer verdad, obtener justicia y garantizar la reparación frente a los daños ocasionados por la gran estafa que ha sufrido la Argentina.

De esa manera, el Comité se propone hacer realidad efectiva la consigna «La deuda es con el Pueblo», a través de distintos objetivos.

En primer lugar, el Comité buscará visibilizar las múltiples deudas internas que el Estado Argentino mantiene con su único verdadero acreedor: el Pueblo.

En este sentido MULTIMEDIO consulto al Sr.Norberto Carini referente social del MPNUESTRAMERICA , quien nos explicaba.

«Este es un reclamo que emana principalmente del las agrupaciones y movimientos sociales, que son quienes sufren día a día, la in-equidad social, que en lo personal creo es ocasionada por la falta de empatía que tienen algunos políticos al tejido social profundo, anteponiendo la deuda EXTERNA antes que la INTERNA ( CON EL PUEBLO)» expreso Carini.

«Este tema fue tratado en varias asambleas, donde el MPNUESTRAMERICA La Costa, comparte lo expresado en el documento enviado al Presidente del Senado José Mayans. Afirmo el dirigente Norberto Carini, » 

Termino diciendo : «Esto es igual que cuando construis una casa » PRIMERO TENES QUE REFORZAR LOS CIMIENTOS, LAS BASES, QUE ES EL PUEBLO, » después las paredes y el techo». Nunca me voy a cansar de repetirlo «PRIMERO LA GENTE». cerro diciendo Norberto Carini MPNUESTRAMERICA

Fuentes: Rebelión / CLAE
Fuentes: Rebelión / CLAE

Compartimos la carta presentada al Presidente Senador José Mayans:

 

 

 

Buenos Aires, 12 de abril de 2022

Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento y Control de la Gestión de Contratación y Pago de la Deuda Exterior de la Nación

Sr. Presidente, Senador José Mayans:

Por medio de la presente nos ponemos en contacto con usted para solicitar una audiencia como Comité de Acreedores de la Deuda Interna (CADI) preocupados por los magros avances en la investigación de las responsabilidades por la deuda contraída contra el pueblo y fuga de capitales consecuentes; preocupados también por la crisis social íntimamente asociada a estos procesos de endeudamiento ilegítimo cuyo peso siempre recae en las mayorías populares; ocupados en impulsar la adopción de medidas tendientes a reparar los daños causados por la ambición de unos pocos en perjuicio de muchos.

Además, según datos oficiales de 2018, el déficit habitacional de nuestro país supera los  3,5 millones de viviendas y, de acuerdo al Registro Nacional de Barrios Populares, existen al menos 4.416 barrios populares en los que viven alrededor de 5 millones de personas en condiciones de extrema precariedad y falta de acceso a servicios públicos básicos. En el campo pobre, pueblos originarios y comunidades campesinas sufren distintas formas de violencia y despojo. Sin tierra propia en muchos casos, los productores de alimentos son vejados por arrendamientos leoninos y falta de acceso justo a los mercados lo que empuja la inflación. Los pueblos originarios esperan que se termine el Relevamiento Territorial fijado por ley en 2006 que se lleva más de quince años de demora. La Naturaleza se encuentra constantemente vejada por las acciones impunes de grandes poderes económicos que con proyectos extractivistas sin licencia social desconocen los ritmos de la Tierra y las necesidades de las poblaciones. Basta señalar un dato: en diez años, se desmontaron 2.776.068 hectáreas de bosque nativo, 150 veces la superficie de la Ciudad de Buenos Aires, incumpliendo las leyes ambientales y dejando a poblaciones enteras sin sustento lo que explica, por ejemplo, las muertes de cientos de niños wichí.

Los datos de esta enorme deuda son elocuentes. Actualmente en nuestro país un 37,3 por ciento de la población se encuentra bajo la línea de pobreza y un 8,2 por ciento se mantiene por debajo de la línea de indigencia. Son millones de argentinos y argentinas que sufren. Junto con esta situación, hasta el mes pasado el Salario Mínimo Vital y Móvil alcanzaba un total de $33.000, apenas por encima de la canasta básica alimentaria, mientras que el ingreso medio de la población para el tercer trimestre del año 2021 era de apenas $49.218, lo que marca que, aún con el privilegio de un trabajo con aguinaldo y obra social, se puede ser pobre en este país. Un dato habla por sí solo: la participación salarial en el Valor Agregado Bruto (VAB) pasó de 51 % a 42.7 % entre 2016 y 2021. La ganancia empresarial se ha lucrado de la inflación a costa del bienestar social de los trabajadores: de forma acumulada entre 2016-2021, la masa salarial en la economía creció 335 %, mientras que los precios crecieron 474 % y los beneficios empresariales 523 %. Esta inequidad beneficia sólo a los grandes empresarios con intereses que no son Nacionales, ya que los sectores PyMEs siguen sufriendo condiciones injustas frente a las  grandes corporaciones que impiden el pleno despliegue de su potencial.

En ese sentido, el Comité apoya propuestas como el «aporte especial de emergencia» para gravar impositivamente a que quienes mantienen ocultos en el exterior fondos millonarios mediante los que evaden sus obligaciones con el fisco, u otros mecanismos coadyuvantes. También respalda la iniciativa de levantar el secreto bancario para conocer qué es lo que verdaderamente sucedió con los fondos que ingresaron a nuestro país en concepto de deuda. En ese sentido, reafirmamos la necesidad de la participación popular en los procesos de investigación, justicia y reparación. En virtud de los objetivos detallados arriba, resulta imprescindible para nosotros solicitarle una pronta reunión a la Comisión Bicameral que usted preside, bajo la comprensión de que el Poder Legislativo tiene la responsabilidad constitucional y política de abordar esta problemática central para nuestro país y de que, naturalmente, esta Comisión Bicameral es un instrumento importantísimo para llevar adelante esa tarea, para la que nos ponemos a disposición. Saludamos a Ud. cordialmente y quedamos pendientes de una respuesta a nuestra solicitud.