Compartir

Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires denunciaron judicialmente que fueron presionados para participar de timbreos, volanteadas y otras actividades de campaña para la gestión de Horacio Rodríguez Larreta. La denuncia está siendo investigada por el fiscal Jorge Di Lello por presunta infracción al Código Electoral.

Este jueves ratificaron su denuncia las trabajadoras del Autódromo Florencia Rodríguez y Lucía Sánchez Vilar, quienes se negaron a participar de estas actividades, con la asistencia legal de los abogados de la Asociación del Trabajadores del Estado (ATE) Capital.

En los meses previos circularon denuncias desde distintas dependencias porteñas. En agosto desde ATE Capital se informó a través de un comunicado sobre las presiones para que rabajadores del ministerio de Ambiente y Espacio Público realizaran estas tareas de campaña, que están prohibidas por la ley.  La Ley 25.164 establece, en su inciso E del artículo 24, “la prohibición para los empleados públicos de valerse directa o indirectamente de facultades o prerrogativas inherentes a sus funciones para fines ajenos dicha función o para realizar proselitismo o acción política”.

Muchos de los testimonios que confirmaban la situación elegían el anonimato por el miedo a la no renovación de los contratos. Pero la difusión de la noticia y la creación del sitio web tucampañanoesmitrabajo comenzaron a recolectar decenas de testimonios.

Florencia Rodríguez, quien trabaja en el Autódromo y factura como monotributista, relató en sede judicial la situación que viven desde julio: “En esa época se hicieron reuniones con todo el equipo en las que se nos indicaba que por ‘órdenes de arriba’ teníamos que participar de actividades de campaña: volanteadas, actos políticos, timbreos, presencias en los calle center”. La denunciante recordó que primero habían recibido la “invitación” a participar por mail pero que luego comenzaron a hacerse cara a cara para que no haya registro, con la amenaza de que si elegían no participar de estas actividades se iban a tener que ir del gobierno porteño por su “falta de compromiso”.

En el mismo sentido declaró Lucía Sánchez, también trabajadora del Autódromo. En diálogo con Página 12 recordó: “Me pidieron ir a volantear, como a todos los del autódromo. Boleta completa con Macri y sólo boletas de Larreta. Y a todos nos amenazaron con echarnos si no lo hacíamos”. Luego añadió: “Nos empezamos a dar cuenta de que había testimonios similares tanto en Nación, como en Provincia, como en las intendencias. En municipios como Lanús, Quilmes, Morón y San Miguel pasa lo mismo”.

El titular de ATE Capital, Daniel Catalano, consideró sobre las denuncias: “La militancia no puede ser nunca un imperativo obligado desde la gestión de turno, no puede ser parte de las de la funciones, tareas o actividades requeridas para ningún puesto de trabajo en la Administración Pública, mucho menos una carta de negociación para conservar el laburo o una forma de garantizar militancia proselitista para un espacio político que no la tiene por naturaleza”. “Este gobierno nos persiguió tildándonos de ñoquis y grasa militante. Es inaudito que obliguen a los trabajadores a militar a Cambiemos. Peor aún cuando es un gobierno que se ocupó de desplazarnos, maltratarnos, despedirnos, precarización, que nos hizo perder el salario y que eliminó las políticas públicas más importante del Estado”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *