Compartir

Kicillof mantuvo una serie de reuniones de trabajo con intendentes del Frente de Todos.

El intendente del Partido de La Costa, Cristian Cardozo, calificó de “positiva” la reunión que hoy mantuvo el gobernador Axel Kicillof con jefes comunales del interior.
En declaraciones a Súper lógica por Radio Provincia afirmó que “estamos trabajando en el día a día con los vecinos” y “nunca hay que perder de vista lo importante que es el desarrollo de las comunidades”.

Por la quinta sección participaron los intendentes de Castelli, Sebastián Echarren; de Chascomús, Javier Gastón; de General Alvarado, Sebastián Ianantuony; de General Guido, Carlos Rocha; de General Paz, Juan Manuel Álvarez; de La Costa, Cristian Cardozo; de Mar Chiquita, Jorge Paredi; de Pila, Sebastián Walker; de Tordillo, Héctor Olivera; y de Villa Gesell, Gustavo Barrera.

Cardozo indicó que en su distrito “sacamos un poquito más de votos que en la elección legislativa de 2017” y “la candidata del Frente de Todos superó la suma de los votos” de la oposición.

Ahora “hay que escuchar mucho y ver cuáles fueron las cuestiones” que subyacen a la derrota del oficialismo. En ese marco, manifestó: “creo que en la mayoría de los distritos se está dando una autocrítica por parte de intendentes y candidatos”.

En tal sentido, aseguró que “en la Provincia el gobernador, los ministros e intendentes hacemos una autocrítica e iremos unidos para la elección de noviembre”.
Consultado sobre cómo lo vio al gobernador, Cardozo puntualizó: “lo veo muy bien, siempre que nos reunimos que es bastante seguido se lo ve bien de ánimo, siempre con esperanza y proyectando. No hay que dejar de ser autocrítico ganando o perdiendo, pero hay que renovar energías porque los vecinos lo necesitan”.

NOTA REALIZADA POR: Agenta Peronista

Kicillof escuchó el reclamo de intendentes e incorpora a Insaurralde y Nardini

Axel Kicillof cambió su gabinete y explicó los motivos

Los cambios reflejan un acercamiento a los intendentes, que tienen el pulso de las necesidades de cada distrito y fueron el resultado de las reuniones que el mandatario mantuvo esta semana con los jefes de cada sección. Las demandas que le plantearon. Los anuncios que se vienen. 

Sorprendió el día del anuncio, pero las reuniones con intendentes no fueron en vano. El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunció cambios en su elenco de ministros. «Las incorporaciones nos van a refrescar y fortalecer las medidas y además el enfoque territorial», dijo apenas se conoció su decisión. El gobernador optó por reforzar su gestión con dirigentes de peso territorial como el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, quien será el nuevo jefe de Gabinete en reemplazo de Carlos Bianco, que pasa a ser su jefe de asesores. El intendente de Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini, asumirá en el ministerio infraestructura y Servicios Públicos, mientras que en el ministerio de Gobierno pondrá al frente a la diputada Cristina Alvarez Rodríguez. Los equilibrios internos y el peso del territorio.

«El tema no es quién ocupa o qué hace sino como podemos dar respuesta a las necesidades urgentes que hay», señaló el gobernador bonaerense. El llamado de atención que los bonaerenses le hicieron al gobierno del Frente de Todos (FdT) en las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) empujó a los integrantes de la coalición oficialista a evaluar la situación y tomar medidas para mejorar la respuesta electoral el 14 de noviembre, cuando se realicen las elecciones generales de medio término.

El ingreso de Insaurralde como jefe de Gabinete, de Nardini en Infraestructura y de Alvarez Rodríguez en el ministerio de Gobierno, busca reforzar la gestión con dirigentes de peso territorial y del riñón del peronismo bonaerense. Insaurralde es un referente de los intendentes peronistas de la provincia que ya se habían agrupado durante el macrismo y mientras se iba gestando el Frente de Todos en el espacio PJ Unidad y Renovación que se translució en la legislatura como la voz de los jefes comunales. La designación de Nardini en Infraestructura también apunta a dinamizar la obra pública en los distritos, ya que los intendentes conocen de primera mano las necesidades de los vecinos. Pero además ambos dirigentes recibieron un fuerte apoyo de los votantes de sus distritos en las elecciones imponiéndose en ambos casos a las listas del macrismo y sus aliados.

Luego del baldazo de agua fría recibido el domingo en las urnas por el FdT provincial, Kicillof convocó a los intendentes bonaerenses. Las reuniones se fueron sucediendo durante la semana, donde el gobernador escuchó de primera mano las opiniones de los dirigentes territoriales para evaluar y el por qué el resultado electoral y las posibles medidas a tomar, en busca de dar una mejor respuesta política a los habitantes de la provincia que, al igual que en el resto del país, cargaron con la crisis generada por el gobierno macrista de María Eugenia Vidal durante cuatro años y que más tarde empeoró la pandemia de Coronavirus.

El primer encuentro fue con los intendentes de la tercera sección donde intercambiaron las impresiones sobre los resultados en cada municipio. Allí se hizo un repaso además de la obra pública que todavía no llega a la calle por los proceso de licitación. Los jefes comunales plantearon la necesidad de agilizar las obras que están encaminadas, pero todavía en carpeta. Además, le acercaron al gobernador la propuesta de armar una mesa de acción política para articular con mayor fluidez el ida y vuelta entre la gobernación y los municipios. También recibió en La Plata a los intendentes de la tercera sección y a los de interior, que a su turno fueron desgranando la situación política de cada municipio. Los encuentros no fueron solamente para evaluar el impacto de las PASO, sino también para monitorear y actualizar el estado de la situación sanitaria y la vacunación contra la covid 19.

La modificación en el gabinete fue anunciada a través de un comunicado oficial. Allí se informó que Kicillof dispuso «la reformulación del gabinete provincial de cara a la reconstrucción que comienza a partir de la pospandemia». Luego de anunciar los nombres de los nuevos ministros la gobernación comunicó que la medidas tenía el objetivo de «fortalecer la gestión provincial para dar las respuestas necesarias a las y los bonaerenses y en consonancia con el recambio realizado por el presidente Alberto Fernández  en el gabinete nacional», haciéndose eco y replicando el movimiento de los integrantes del gabinete en la casa Rosada que se oficializarán el lunes con la jura de los nuevos ministros. También se anunció que el jefe de Gabinete saliente, Carlos Bianco, será el nuevo jefe de Asesores del gobierno bonaerense y que Agustín Simone, quien era el ministro de Infraestructura asumirá al frente del Instituto de la Vivienda.

El sacudón electoral se sintió en toda la provincia, y en algunos municipios más que en otros. En Quilmes la intendenta del FdT, Mayra Mendoza, sufrió el revés en las urnas con su lista local, lo que derivó también en el cambio de cinco secretarios y la creación de algunas dependencias para replantear la política y dinamizar y oxigenar su gestión. Los dirigentes aceptaron el resultado adverso en las PASO y se encuentran en un estado generalizado de análisis y replanteo de la gestión municipal.

«Sobre las incorporaciones nos van a refrescar y fortalecer las medidas y además el enfoque territorial», indicó Kicillof poco después de que se conociera la medida del cambio de ministros. El dirigente, tomó la decisión luego de una reunión con la vice presidenta Cristina Fernández de Kirchner en El Calafate, destacó que se trataba de dar «un renovado impulso para la etapa que viene, siempre pensando que a medida que aflojan los indicadores epidemiológicos por el avance de la vacunación, viene la reconstrucción, el renacimiento y la reactivación». Además afirmó que «es un gabinete que ahora incorpora y fortalece el enfoque territorial y a dirigentes muy experimentados en la provincia de Buenos Aires».

El gobernador bonaerense hizo un repaso sobre desde que le ganara las elecciones a Vidal en 2019, «después de cuatro años de destrozo económico y social del Estado, de la educación y la salud. Nos propusimos un proceso de reconstrucción porque para eso nos votaron. A los tres meses se inició una situación completamente inesperada y disruptiva que nos cambió la vida a todos», indicó aludiendo a la pandemia internacional de Coronavirus y sus consecuencias en la economía y la situación social. «Ahora vamos a tener que acelerar el gobierno, agregarle más cercanía territorial para solucionar las dificultades de la vida cotidiana, recuperar el ingreso y crear trabajo», aseguró dejando ver los ejes sobre los que trabajará la gestión bonaerense. 

«La gente está necesitada y para eso está el Estado», destacó Kicillof y agregó que la «reactivación se va a lograr de abajo para arriba, estamos en una etapa que tiene esta particularidad. Recién ahora estamos con niveles de contagios parecidos a los comienzos de la primera ola, venimos de tener 12 mil casos por día hace 16 semanas».  El dirigente bonaerense recalcó la importancia de «tener un Estado presente en los momentos de la emergencia sanitaria y ahora tomarlo como una situación comprometida en lo económico».

En el gobierno bonaerense evaluaban que el equilibrio de la coalición oficialista «ya era muy bueno, y ahora va a mejorar mucho con los ingresos de los intendentes al gabinete», confió a PáginaI12 un funcionario provincial. En el transcurso de la semana el gobernador comenzará a soltar una batería de anuncios  para reforzar el relanzamiento de su gestión con el cambio de ministros de su gabinete.

NOTA REALIZADA POR : https://www.pagina12.com.ar/autores/868-julian-bruschtein

Julián Bruschtein

Periodista. Escribe en la sección El País de Página/12.