Compartir

El intento del Gobierno de eliminar las PASO deberá esperar hasta, al menos, 2021, aseguran en el Ejecutivo. Sin el consenso del PJ. en el Congreso, NO se logró desactivar el sistema PASO, que inauguró el kirchnerismo en 2011.

Costo de las elecciones pasó 2019

De allí que en el presupuesto 2019 figuren $ 7821 millones de gasto electoral previsto, de los cuales $ 3081 millones corresponden a la organización de las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias. Es decir, las PASO del próximo 11 de agosto se llevarán el 40% de los fondos electorales de este año. Así lo confirmaron fuentes ejecutivas, que detallaron además que las generales tendrán un costo de $ 2765 millones, el 35% del total, y un eventual ballottage, de $ 1975 millones, es decir, el 25% global.

En el desglose de gastos, que se puede seguir día a día en el sitio web Presupuesto Abierto, se destaca que el 47,42% del total de la partida electoral corresponde al concepto de logística de las elecciones, a cargo de Correo Argentino. Para la impresión de boletas y el aporte a agrupaciones políticas, el gasto global es del 16,5% del total. En Seguridad, por su parte, las erogaciones ascienden al 11,2% y los viáticos al 9,9%. La impresión de padrones, en tanto, genera un gasto del 1,1% del total.

En la comparación con años anteriores, el gasto se ha incrementado, aunque alineado con la inflación. En 2015, por ejemplo, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner gastó $ 4039 millones en la organización de los comicios, que incluyeron un ballottage, mientras que en el legislativo 2017, por dos elecciones, se gastaron poco más de $ 5800 millones.

Medido en dólares, y teniendo en cuenta que son dos años presidenciales, 2015 termina siendo mucho más caro para la organización de los comicios en relación a 2019. Hace cuatro años, con la divisa estadounidense cotizando a un promedio de $ 9,50, el gasto en dólares fue de alrededor de u$s 425 millones. Actualmente, sería significativamente mucho menor.

Las PASO fueron instrumentadas a partir de 2011 por iniciativa del entonces gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Desde el Gobierno actual sostienen que en la actualidad no sirven, ya que la mayoría de los partidos no realiza internas, y creen que es un gasto que podría evitarse.

El intento de eliminarlas, no obstante, va en paralelo a la búsqueda del Ejecutivo de que prospere la iniciativa de la Boleta Única Electrónica, también frenada en el Congreso, como parte de la reforma política global que pretendía llevar adelante el Ejecutivo nacional. Tampoco prosperó, al menos por ahora, la implementación de la Boleta Única Papel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *