24 junio 2024
Comparte en tus redes
Guillermo F. Apdepnur

En un contexto de creciente tensión diplomática, las relaciones entre Argentina y España han sido puestas a prueba debido a las recientes declaraciones del líder argentino Javier Milei durante su visita a Madrid. Milei, líder de La Libertad Avanza, asistió a una convención del partido ultraderechista Vox, desatando una serie de intercambios verbales que han escalado en conflicto entre ambos países.

Momento en el que el Presidente de Argentina Javier Milei, trata de corrupta a la mujer del Presidente de España.

El conflicto comenzó con comentarios del ministro de Transporte español, Óscar Puente, quien acusó a Milei de ser drogadicto.

En respuesta, Milei dirigió sus críticas a Begoña Gómez, esposa del presidente español Pedro Sánchez, tildándola de corrupta debido a supuestas investigaciones por tráfico de influencias.

Esta serie de declaraciones destaca una tendencia en la política moderna que, según expertos como Giuliano Da Empoli, se basa en la explotación de las emociones y la ira como herramientas de movilización.

Da Empoli, autor del libro «Ingenieros del caos», explica cómo las estrategias de comunicación actuales buscan manipular las emociones para generar adhesión política. La política, más que nunca, se nutre de la ira y el odio, emociones que parecen ser más efectivas para movilizar a las masas que los programas o las ideas racionales.

El comportamiento de Milei en España es un reflejo de esta estrategia. En lugar de actuar como jefe de Estado, Milei se presentó como líder de una facción, alineándose con Vox y su líder Santiago Abascal.

Este movimiento no solo subraya su estilo confrontativo sino también su intención de fortalecer los lazos con facciones políticas afines en el extranjero, a pesar de las posibles repercusiones diplomáticas.

Un vocero del Partido Popular español señaló la rareza de la visita de Milei, quien no se reunió ni con el Rey ni con miembros del Gobierno o el Parlamento español.

Esta omisión subraya un cambio en la diplomacia tradicional, reemplazada por alianzas basadas en afinidades ideológicas y enfrentamientos retóricos.

La situación actual entre Argentina y España es un ejemplo de cómo las palabras y las estrategias de comunicación pueden influir significativamente en las relaciones internacionales.

La visita de Milei a Madrid y sus declaraciones han tenido un impacto tangible, generando un conflicto que trasciende las fronteras nacionales y afecta las dinámicas políticas entre ambos países.

El presidente Javier Milei junto Santiago Abascal, titular del partido Vox de España

En conclusión, las tensiones entre Argentina y España ilustran cómo la política contemporánea está siendo moldeada por estrategias que priorizan la confrontación y la movilización emocional.

Este enfoque no solo redefine las relaciones internas de los países sino también sus interacciones en el escenario internacional, con líderes que eligen el enfrentamiento y la ira como herramientas principales en su búsqueda de poder.