Compartir

«LA POLÍTICA NO ES UN PRIVILEGIO ES UN COMPROMISO»

Mónica Schlotthauer, delegada ferroviaria y diputada nacional electa por Izquierda Socialista en el FIT Unidad, volvió al ferrocarril Sarmiento.

“Nuevamente en Once haciendo trabajo de brazo y cintura”, ironizó publicando una foto donde se la ve cumpliendo con sus tareas.

Schlotthauer señaló: “Es un orgullo desde nuestro partido Izquierda Socialista y el FIT Unidad poder mostrar que luego de ocupar una banca vuelvo por tercera vez al ferrocarril. Porque somos trabajadoras y no entendemos a la política como un privilegio como nos tienen acostumbrados los partidos patronales. O como dice el derechista Milei, que habla contra la “casta política” mientras reivindica a, Menem y Cavallo.

Nosotros ganamos como una maestra, rotamos en nuestras bancas y peleamos todos los días junto a la clase obrera, las mujeres y la juventud por una Argentina y un mundo socialista sin explotados ni oprimidos”.

Mónica Schlotthauer acaba de cumplir su mandato como diputada nacional (junto a su compañero de bancada también de Izquierda Socialista Juan Carlos Giordano). Antes fue diputada provincial bonaerense y ahora fue reelegida nuevamente para ocupar un lugar en los años venideros como parte de las cuatro diputaciones nacionales que conquistó el FIT Unidad.

Schlotthauer viene de ganar una pulseada junto a sus compañeros de la Lista Bordó del Sarmiento al hacer retroceder una impugnación contra su candidatura para delegada cuyo objetivo era impugnar a la Bordó de conjunto. “Son las maniobras que arma la burocracia de la Verde que asesinó a Mariano Ferreyra con la empresa. Pero tuvieron que retroceder. Ahora estamos peleando contra el fraude en los padrones que hay que desbaratar”, dice, refiriéndose al que prepara la burocracia sindical para las elecciones en el gremio de la Unión Ferroviaria del próximo 17 y 22 de diciembre.