20 mayo 2024
Comparte en tus redes
Guillermo F. Apdepnur

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) anuncia cambios significativos en su política monetaria

En un movimiento estratégico para enfrentar la actual situación económica del país, el Banco Central de la República Argentina (BCRA), bajo la dirección del economista Santiago Bausili, ha decidido cesar la emisión de Letras de Liquidez (Leliq) y reducir las tasas de interés en pesos. Estos cambios buscan consolidar una nueva estrategia financiera ante el contexto de excedente de liquidez y una inflación persistente.

A partir de mañana, la tasa de política monetaria estará determinada por la tasa de pases pasivos al 100% anual, marcando un giro respecto a las políticas previas. En consecuencia, la tasa para plazos fijos se reduce del 133% al 110% anual. Este ajuste se presenta como una respuesta a la elevada inflación de las últimas semanas y a la finalización de las subastas de Leliq.

La medida incluye la eliminación de la tasa mínima del 122% para depósitos a plazo fijo ajustables por Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), con el objetivo de brindar más flexibilidad y previsibilidad en la disponibilidad de recursos para los ahorristas.

Leonardo Chialva, economista y consultor de Delphos Investment, interpreta esta acción como parte de un plan integral para fortalecer la moneda local al eliminar la emisión vinculada al pago de intereses de la deuda remunerada. Este cambio implica un ajuste fiscal drástico para garantizar la sustentabilidad de la deuda, ahora bajo la responsabilidad del Tesoro.

Santiago Manoukián, economista de Ecolatina, destaca la importancia de migrar pases y Leliqs a deuda del Tesoro para limpiar el balance del BCRA. Subraya la necesidad de realizar esta transición mientras se mantiene el cepo cambiario para evitar inestabilidades.

El BCRA también insta a los bancos a seguir ofreciendo depósitos a plazo fijo ajustables por UVA como alternativa para compensar a los ahorristas tradicionales. Se espera que esta transición contribuya a un fuerte ajuste monetario, ayudando a reducir la inflación una vez concluido el proceso de reacomodamiento de los precios relativos.

Estas medidas coinciden con el lanzamiento de un programa de licitación de deuda pública en pesos por parte del Ministerio de Economía, marcando el inicio del proceso de migración de pasivos remunerados del BCRA a deuda del Tesoro Nacional. El Decreto 56/2023 respalda esta transición, autorizando la emisión de instrumentos de deuda pública por hasta $2 billones.

El BCRA asegura que continuará realizando operaciones de inyección de liquidez, ejerciendo la posibilidad de realizar pases activos y ofrecer puts sobre instrumentos del Tesoro, mientras se excluyen ciertos títulos de los límites crediticios previstos.

Estos cambios buscan proporcionar claridad y simplificar la señal de tasa de política monetaria, fortaleciendo su transmisión al resto de las tasas de interés de la economía, según el comunicado del BCRA. Las reacciones del mercado y el impacto de estas medidas en la economía argentina se esperan con atención.